16 Feb

Cosas a tener en cuenta antes de comprar un terreno

Comprar un terreno es una excelente alternativa de disfrutar de la casa o el negocio de nuestros sueños partiendo de cero y acorde a nuestros gustos y necesidades. Encontrando el terreno perfecto, que puede ser más económico que comprar cualquier estructura ya construida, podemos hacer realidad esa vivienda que siempre hemos querido y que, por mucho buscar y buscar, no hemos encontrado. No obstante, llegado el momento de comprar un terreno existen distintos puntos y consideraciones a tener en cuenta de los que deberemos encargarnos antes, durante y después. Hoy, desde el blog de Asesor Home, queremos hacer hincapié a las precauciones que debemos tener presentes en el momento de adquirir un terreno y, por lo tanto, antes de comprarlo.

Sabiendo exactamente qué vamos a hacer con ese terreno y el plan que vamos a proyectar en él, siendo viable y sin que las autoridades pertinentes nos pongan ningún impedimento para su adecuado uso, para comprar un terreno, lo primero que debemos tener en cuenta es contratar los servicios de un profesional que nos asesore sobre todos los puntos de vista técnicos, legales y financieros que escapan a nuestro entendimiento y que suponen un paso tan importante en nuestra vida.

house designing

Si nos valemos de la opinión de las personas que entienden en materia seguro tomaremos mejores decisiones, aunque si decidimos seguir adelante por nuestro lado, por el momento, otra de las cosas que debemos hacer es examinar cuidadosamente el área en la que se encuentra el terreno a comprar para valorar el coste de éste y determinar el valor comercial de la zona. Determinar cuánto vale el metro cuadrado de terreno y ratificar que es congruente con el precio que nos ofrecen por los metros disfrutables.

En ese estudio de la zona donde se encuentra el terreno, también es muy recomendable analizar las consideraciones socio-ambientales, es decir, ver que se cuece en el pueblo, o ciudad, en cuestión. Si el nivel de actividad puede afectar a nuestra rutina y entonces resulta más práctico replantearnos la ubicación de la compra del terreno. Las vías de comunicación y acceso, así como los servicios que ofrece para el ocio, el trabajo y el relax (centros médicos, parques, colegios, policía local…). También, realizar varias tomas de contacto con la zona y con los habitantes de la misma. Visitar el vecindario y hablar con sus habitantes, nuestros próximos vecinos, para ver su nivel de compromiso y participación con el barrio y conocer las iniciativas populares encaminadas a mejorarlo para disfrutar de una buena convivencia.

Actualmente encontrar un terreno para su compra en plena ciudad es complicado, por no decir imposible. No en el centro de la localidad, sino más bien en las afueras de ésta, o en poblaciones apartadas que gozan de extensiones de terreno más amplias, nada que ver con el barullo donde se concentra todo el foco de atención. Es por ello, por lo que podamos encontrarnos con lugares y espacios mancados de todas las infraestructuras necesarias: agua corriente, alcantarillado, electricidad, teléfono, televisión e Internet, el debido alumbrado público, recolección de residuos, calles sin pavimentar… Es importante, si nos encontramos ante la falta de alguno de ellos, saber si la zona se encuentra en próximos planes urbanísticos de mejora o expansión que aseguren la llegada de éstos.

Es importante asegurarse que el terreno esté libre de cargas: impuestos, hipotecas, embargos y otras deudas o afectaciones. Como compradores debemos asegurarnos que la persona que nos está vendiendo la propiedad es el dueño o la persona autorizada para venderla, teniendo a mano la correspondiente escritura que lo acredite como propietario del terreno que vamos a comprar e inscrito, correctamente, en el Registro Público de la Propiedad.

Y finalmente, como hemos mencionado al principio, estar seguros que la idea que tenemos en mente para el terreno que compramos sea viable, pues cada municipio tiene sus propias reglas respecto de la urbanización y ello puede propiciar malentendidos. ¿No es tan fácil comprar un terreno, verdad?

Share this